En este momento estás viendo EL ENCUENTRO CON DIOS

El sábado 20 de enero tuvo lugar el encuentro de laicos de la diócesis nivariense. A lo largo de la jornada se habló de lo esencial que es para los discípulos de Jesús el primer anuncio, que tiene que surgir de una experiencia, de un encuentro de oración. Decía Benedicto XVI, “no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona”, un encuentro con quien tiene el don de la fe, con quien tiene una relación vital con el Señor. Dios se hace presente a través de aquellos hombres y mujeres que lo conocen. De ahí la importancia de ser testigo de Dios en la familia, en el trabajo, así como en la política y en la economía.

Algunos rasgos que identifican al cristiano que ya se ha encontrado con el Señor: tiene fe, se siente ama-do y llamado a seguirle, lleva una coherencia de vida, cultiva la intimidad con Dios, es conocedor de su Palabra y se alimenta con su gracia, escucha atentamente al otro/otra, respeta los ritmos, facilita el encuentro con Jesús, sin proselitismos, respetando la libertad del otro, se siente hijo de la Iglesia, es constructor de comunión en grupos, parroquias, diócesis, cercano y acogedor, evita prejuicios y condenas.

Tenemos mucha tarea por delante. Tenga-mos presente siempre que la Iglesia es un lugar para todos, como dijo el papa en Lisboa: «Vayan y traigan a todos, jóvenes y viejos, sanos, enfermos, justos y pecado-res. ¡Todos, todos, todos! En la Iglesia hay lugar para todos.»

Ángel F. Mellado