Inmaculada Concepción

Expectación

La Virgen está bordando,

Está bordando un pañal,

Un blanco pañal de lino

Perfumado de azahar.

 

En tanto borda en silencio

Ella se pone a soñar…

La aguja va lenta, lenta…

La aguja no borda ya…

 

Si soy tan niña, tan niña…,

Si no lo sabré llevar…

 

¿A qué me sabrán sus besos

Cuando me sepa besar?…

Sol de oro, sol de oro:

Sus ojos, ¿cómo serán?

 

Fuentecilla de agua pura

Con rumores de cristal:

¿Cómo sonará su risa

Cuando lo quiera lavar?…

 

Lucerillos de la sierra:

Cuando lo lleve a acunar,

Si me mirara en silencio…

¿Qué  me dirá su mirar?…

 

Yo no sé cómo tomarle

Cuando le quiera llevar;

Yo soy tan niña, tan niña…

¿Si yo lo sabré tomar?…

 

Si se durmiera en mi seno

Al rumor de mi cantar,

¿Sabré ponerlo en la cuna?

¿No se me despertará?

 

¡Son tan pequeñas sus manos!

¡Tan delicado él será!…

¿Y si a llorar comenzara?…

¿Si yo me echara a llorar?…

 

Un mes y estará en mis brazos,

Aquí en mi falda estará;

Yo le tendré todo mío,

Yo acunaré su soñar,

 

Yo le peinaré los rizos,

Yo le enseñaré a hablar;

¿Si acaso podré creerle

Cuando me diga: ‘mamá’?…

 

Yo soy tan niña, tan frágil,

¡Nunca soñé este soñar!

¡Es tan extraño, tan nuevo,

Tan dulce, tan singular!…

 

¡Si bastara con amarle…

Que yo no sé más que amar!

 

Un mes, y estará en mi falda!

Desnudito aquí estará…

 

Yo le fajaré muy suave

Con este blanco pañal…

¡Oh, que he dejado el bordado!

¡Cuánto me tardo en bordar!

 

La aguja corre ligera

Sobre el nevado pañal,

El blanco pañal de lino

Perfumado de azahar.

 

La aguja corre ligera…

Mas pronto se detendrá,

Que mientras la Virgen borda

Sueña un divino soñar…

 

Sol de oro, sol de oro:

Sus ojos, ¿cómo serán?…

Juan Alberto de los Cármenes, Breviario de oro.