Guiados por la Estrella de La Esperanza

En medio de una situación insólita por la pandemia del Covi19, nos ponemos en camino hacia la celebración litúrgica del Misterio de la Navidad del Señor. Un camino que llamamos Adviento, camino espiritual que nos conduce a la vivencia del acontecimiento de Belén. Aunque todo adviento tiene la clave de la esperanza, desde la delegación de liturgia, nos ha parecido oportuno en el contexto que estamos viviendo en la humanidad y en la Iglesia, que este adviento 2020, debe ser un tiempo para reactivar en toda la comunidad cristiana la virtud teologal de la Esperanza.

El papa Francisco constantemente nos dice ¡No se dejen robar la esperanza! Ante el horizonte de un futuro incierto en consecuencias, los creyentes no podemos olvidar que tenemos un fundamento seguro para la esperanza: Aquel que conmemoramos su nacimiento en Navidades el Enmanuel, el “Dios con nosotros”. El viene para acompañar nuestro presente y nuestro fututo. Será un Navidad atípica, menos ruidosa y comercial que otros años… pero puede ser talvez, una magnífica oportunidad para ir a lo esencial de la Navidad.

Para vivir desde la sencillez, la austeridad exterior, los gestos solidarios, y los momentos orantes en la intimidad familiar y  comunitaria el encuentro con el Niño Dios que es el verdadero protagonista de la fiesta navideña.

En esta clave, les ofrecemos unos materiales para ir haciendo camino de adviento, acrecentando la esperanza en nuestras comunidades y familias cristianas.

Que la estrella de la virtud teologal de la esperanza nos guie a todos hasta el misterio de Belén acompañados de María y José.

Feliz Adviento 2020

Delegación Diocesana de Liturgia